31 de enero de 2019

Situación empresarial en Andalucía (II)


La actividad empresarial en Andalucía sigue creciendo y así lo confirma el número de empresas inscritas en la Seguridad Social. La cantidad registrada ha ascendido en diciembre a 266.856 (+3,5%), mientras que en el conjunto nacional la cifra se ha situado en 1.346.629 (+1,5%), representando el 19,8% del total del país. Por tipo de empresa, las personas físicas han crecido en 6.115 (+4,8%) hasta situarse en 134.250, y los trabajadores inscritos bajo este epígrafe han aumentado en 36.751 (+9,8%), situándose el volumen total en 412.084 trabajadores. En cuanto a empresas con personalidad jurídica, la cantidad ha crecido en diciembre en 2.866 (+2,2%) y los trabajadores crecieron en 89.905 (+5,3%), cerrando el año en 132.606 empresas y 1.797.345 trabajadores respectivamente.

  
Uno de los problemas estructurales que se le reprocha a la economía española y en concreto la andaluza es el tamaño de sus empresas, al menos si se compara con nuestros socios europeos. La ratio de trabajadores por empresa en diciembre se ha situado en 10,3 en el caso de España mientras que en el caso andaluz dicha ratio se reduce a 8,3 trabajadores. En el caso de empresas registradas como persona física el tamaño se reduce hasta 2,5 y 3,1 respectivamente, mientras que si hablamos de persona jurídica la dimensión aumenta hasta 15,3 y 13,6 trabajadores de media. Como se observa en el gráfico anterior -cuadro 41- la proporción ha crecido de forma continua desde 2013, aunque lo ha hecho de forma menos intensa en el caso andaluz. 


Otra diferencia estructural que se le atribuye al modelo económico andaluz es el escaso peso de su sector industrial. En Andalucía hay registradas 16.329 empresas que se dedican a la industria y que suponen el 14,9% del conjunto del país, mientras que los trabajadores inscritos en dicho sector sólo representan el 10,7% del total nacional. Esto hace que el ratio de trabajadores por empresa se sitúe en 13,3 mientras que en el caso de España la media sube hasta 18,6. Andalucía solo supera a Extremadura (10,0) y Baleares (8,6%), y queda bastante lejos de Cataluña (20,5) y Comunidad de Madrid (19,1), o Navarra (30,0) y el País Vasco (23,5). Si tenemos en cuenta que el peso empresarial de Andalucía es del 19,8% en empresas y del 15,9% en trabajadores, se comprueba el menor peso del sector.


Como elemento positivo hay que destacar el buen comportamiento relativo de la actividad empresarial andaluza. En el gráfico 49 se puede observar el fuerte incremento tanto de empresas como trabajadores inscritos en la Seguridad Social desde 2013, casi duplicando las tasas del conjunto del país. En cuanto a los datos del sector industrial, el crecimiento ha sido mejor que la media nacional, aunque registrando niveles inferiores al conjunto de empresas y trabajadores andaluces. En conclusión, los datos proporcionados por la Seguridad Social muestran una mejora constante de la actividad empresarial desde 2013, siendo la comunidad que más ha crecido en términos de empresas y trabajadores inscritos, aunque también hay que señalar que fue una de las regiones cuya actividad empresarial más se resintió tras el comienzo de la crisis. La ratio de trabajadores por empresa ha mejorado pero sigue siendo un 20% inferior a la media nacional y casi un 30% en el sector industrial, por lo que el tamaño empresarial sigue siendo un elemento diferencial negativo que caracteriza la economía regional y que no parece haber mejorado en los años de crecimiento económico.