29 de mayo de 2013

Situación de la economía andaluza. Primer semestre

El servicio de estudios del BBVA ha publicado en mayo el informe de "Situación Andalucía. Primer semestre 2013" en el que analiza la coyuntura económica de la comunidad Andaluza. En el terreno internacional, la economía mundial ha empezado a recuperar ritmo después de un final de año 2012 que registró un leve disminución en las tasas de crecimiento. En 2014 se espera que la economía global siga creciendo a buen ritmo y consiga hacerlo en torno al 4%. De todas formas, la actividad será desigual entre regiones y países, aunque en el caso de Europa y España seguirá marcada por la fragilidad transmitida al resto de economías europeas por los países periféricos. Por otro lado, la fragmentación financiera seguirá haciendo mella en la capacidad de recuperación de la economía española y andaluza, en tanto que la bajada de tipos realizada por el BCE, aunque positiva, no terminará de estabilizar el canal bancario, tan necesario para la recuperación del crédito a hogares y empresas. Por ello, el primer semestre del año en curso seguirá siendo complicado para Andalucía, en un entorno de recesión en Europa, restricción crediticia, ajuste fiscal y alto desempleo. El servicio de estudios estima un decrecimiento del -1,9% para el año en curso, mientras que para el 2014 espera un incremento del 0,9%.

Según dicho informe, Andalucía presenta factores diferenciales respecto al comportamiento económico del conjunto del país. Así, el informe señala dentro de esos factores el elevado endeudamiento de las familias y empresas andaluzas, la preocupante tasa de paro laboral, un nivel de capital humano comparativamente inferior y una mayor dependencia  del sector público en plena fase de consolidación fiscal, como elementos que condicionan la recuperación económica regional. El sector exterior ha sido el dato positivo, en tanto que aportó un 3% de crecimiento al PIB del segundo trimestre del 2012. Como elemento de riesgo, la recesión de la economía europea, especialmente en aquellos países con mayor peso en el mix exportador regional. Hay que destacar el esfuerzo realizado por el sector empresarial en la diversificación de mercados, lo que ha supuesto un cambio importante en la cuota extracomunitaria de las exportaciones, que han pasado de representar el 34% del total, a suponer casi el 50% de estas. Por su parte, la demanda interna continúa decaída debido al mal comportamiento del consumo privado y las ajustes fiscales del sector público, algo que también se ha visto reflejado en el comportamiento de las importaciones, las cuáles se redujeron un 7% en el último trimestre del año anterior.