23 de abril de 2013

Producto Interior Bruto de Andalucía. 4º T 2012

La economía andaluza registró una tasa de descenso del -2,6% interanual en su PIB durante el cuarto trimestre del año. El mismo dato de un año antes fue del -0,6%, lo que pone de manifiesto el deterioro tan importante que ha sufrido la producción en la región. A nivel nacional, el deteriodo registrado ha sido menor, en concreto del -1,9%, debido al mal comportamiento del consumo final (-3,3%) y la formación bruta de capital (-10,3%). En el caso andaluz, el impacto negativo ha venido más por el lado de la inversión, la cuál ha registrado un descenso del -14,1%, mientras el consumo final de la región estuvo en la media nacional en el -3.3%. Por el lado exterior, el comportamiento fue positivo más que nada por el descenso considerable de las exportaciones (-4,6%), ya que las exportaciones registraron un incremento del 2,5%, muy por debajo del 8,1% de aumento que anotó esta partida en el segundo y tercer trimestre del año.

En cuanto a los datos trimestrales, el PIB presentó un -1,3% de descenso, lo que supone el segundo trimestre consecutivo de pérdida de producción regional. El consumo final descendió un -3,3% respecto al trimestre anterior, mientras que la formación bruta de capital lo hizo un -2,6%. Las importaciones y las exportaciones también registraron cifras negativas del -5,5% y -1,7% respectivamente. Como se puede observar en el gráfico, la dinámica tanto anual como trimestral se ha ido deteriorando con mayor intensidad conforme pasaba el año. Para el presente la coyuntura seguirá siendo complicada, en cuanto que se espera un primer semestre difícil. Las estimaciones para 2013 por parte de Analistas Económicos de Andalucía arrojan un descenso del PIB del 1,6%, similar al del 2012 pasado, con una mejora a partir de la segunda mitad del año.

El el gráfico adjunto podemos comprobar el nivel de crecimiento del PIB desde una perspectiva temporal más amplia, y como se produjo un derrumbe del consumo interno al comienzo de la crisis en 2008, y como posteriormente la consolidación presupuestaria y los problemas financieros, ha llevado al gasto interno a un deterioro intenso similar al observado durante 2008. Por el lado de la oferta, todos los sectores han registrado descensos respecto al mismo trimestre del año anterior. Así el sector primario ha decrecido el -2,6% interanual, la industria un -7,4%, la construcción un -8,4%, y el sector servicios un -1,4%. En términos de empleo, la situación tampoco es muy distinta, descendiendo la industria un -7,1% durante el tercer trimestre respecto al año anterior. Por su parte la construcción lo hizo un -27,2%, y el sector servicios un -3,5% en términos de puestos de trabajo. Respecto a las rentas, la remuneración de los asalariados descendió un -11,6% interanual en el cuarto trimestre, mientras los beneficios empresariales y rentas mixtas se incrementó un 2,9% en línea con lo observado en trimestres anteriores. Destacar el gran deterioro de las rentas salariales, en concreto las que provienen de la construcción (-29,5%), los servicios de comercio, transporte y hostelería ( -11,6%), y las de empleados públicos (-16,9%).