31 de julio de 2013

Previsiones económicas de Andalucía. Verano 2013

El servicio de estudios de Analistas Económicos de Andalucía ha presentado su informe de verano sobre la economía andaluza y sus previsiones para el año en curso. La conclusión básica es que estamos en el peor momento de la crisis, ya que los datos reflejan que se está frenando la contracción de la actividad y del empleo. Al igual que las estimaciones realizadas por otros servicios de estudios, la segunda parte del presente ejercicio será el comienzo de la recuperación que nos llevará a crecer por debajo del 1% en 2014. En concreto, para este ejercicio espera un descenso del -1,6% del PIB regional, en línea con el -1,5% que registraremos a nivel nacional. Todas las partidas estarán en terreno negativo, a destacar el sector industrial (-4,2%) y la construcción (-6,5%) por el lado de la oferta, mientras que por el lado de la demanda la consumo final de los hogares cederá un -3,0%, el consumo final de las AAPP lo hará un -3,9% y la Formación Bruta de Capital un -7,0%. La estimación de descenso del PIB para este año es menor que la realizada por el servicio de Estudios del BBVA en mayo, que lo situó en el -1,9%, destacando este último que el impacto de la crisis ha sido más profunda en Andalucía que en la media nacional debido a las particularidades propias de la región.

Centrándonos en el problema del mercado laboral, el estudio apunta una disminución del empleo del 3,5% durante el presente ejercicio, dejando la tasa de paro en el 36,9%, y situando el número de parados en el entorno de los 1,49 millones de personas. La caída del empleo se observará con mayor intensidad en la construcción (-23,6%), mientras que el sector servicios descenderá un -1,6%.  La demanda regional restó al PIB 5,9 puntos en el primer trimestre del año, mostrando el deterioro del consumo y la inversión. Por su parte, la demanda externa consiguió compensar los malos registros internos. Las exportaciones crecieron un 4,5% interanual en el mismo período, sumando 3,2 puntos al PIB trimestral, de manera que aunque las importaciones mostraron un menor descenso, las exportaciones han presentado un buen comportamiento. Por su parte, el sector público seguirá con los ajustes planeados, en línea con los nuevos objetivos exigidos en junio a las comunidades autónomas: déficit del 1,3% para 2013, 1% para 2014 y 0,7% para 2015., por lo que existe poco margen de maniobra por parte de la administración regional para intentar estimular la actividad mediante su presupuesto. El consumo privado continuará lastrado por las altas cifras de paro y el escaso dinamismo del crédito, mientras la inversión mantendrá sus pésimos registros hasta que no exista condiciones favorables de demanda para invertir un ciclo que se ha llevado por delante el 36% del nivel de inversión que se existía hace cuatro años.