14 de mayo de 2014

Índice de Producción Industrial de Andalucía. Marzo 2014


Los últimos datos de producción industrial de Andalucía confirman al igual que otros indicadores que el cambio de ciclo se consolida. En marzo, el IPI ha crecido un 11,8% respecto al mismo mes del año anterior, lo que contrasta con el -16,6% que marcó la misma referencia en el mismo mes de 2013. Despuntan los bienes de consumo no duradero (30,4%) y en general los bienes de consumo (28,8%). Por su parte, los de consumo duradero han crecido un 10,1%, lo que supone un signo positivo después del gran deterioro que ha sufrido la producción de estos bienes durante el pasado.  La compra de este tipo de artículos implica un precio elevado además de tener una mayor duración de uso, por lo que se adquieren después de reflexionar la compra, siendo importante en esa decisión la mejora de las expectativas económicas, la posibilidad de financiarlas, la recuperación de la capacidad de endeudarse o la disponibilidad de ahorro para ello. Los bienes intermedios crecieron un 9,6% y los de bienes de equipo un 3,01%, lo que también ayuda a consolidar el cambio hacia el leve crecimiento esperado para el presente ejercicio y el próximo.


En el gráfico de arriba podemos ver como se ha comportado la actividad industrial en España y en Andalucía durante la fase más intensa de la crisis. El año ha comenzado relativamente mejor para la comunidad andaluza, algo que queda reflejado en el trimestre actual, y todo parece indicar que continuará en el futuro próximo, una vez que las mejoras que se están produciendo en el empleo y el intenso esfuerzo de internacionalización de las empresas consoliden el consumo interno y las exportaciones. 


En el gráfico anterior se puede observar el comportamiento desigual que presenta la producción regional desde comienzo de la década pasada. Para ello se ha utilizado la media de 12 meses para suavizar la volatilidad de los registros mensuales del IPI. Se puede ver como estamos aún lejos de los niveles de producción alcanzados antes de la crisis. También hay que destacar el desigual comportamiento que han tenido la distintas regiones a partir de 2011 que marcaron un punto de unión. Así, tanto Andalucía como la Comunidad de Madrid se han comportado peor que la media nacional y han comenzado más tarde la fase de recuperación de su actividad industrial. Por el contrario, Cataluña y la Comunidad Valenciana empezaron a presentar mejores registros que la media a comienzos de 2013, consiguiendo un mejor comportamiento relativo que la media. También se puede ver como Cataluña ha sido la que mayor estabilidad productiva ha mostrado ya que en la fase previa a la crisis su índice estaba por debajo de la media, mientras que en período post-crisis su actividad se ha deteriorado menos que el resto. 

Índice de Producción Industrial de Andalucía. Base 2010. IEA