29 de septiembre de 2014

Previsiones FUNCAS. Septiembre 2014


Las previsiones de FUNCAS para el crecimiento del PIB nacional en 2014 y 2015 se mantienen en la presente actualización. Se espera un aumento del +1,3% interanual en el presente ejercicio y un +2,2% para el próximo. Respecto a la anterior previsión, destaca el mayor peso de la demanda nacional en el crecimiento, que marcará un +2,1% y +2,6% respectivamente ( +0,4% y +0,5% mayor que el informe de julio), y el peor comportamiento del saldo exterior debido al menor crecimiento de las exportaciones para el presente ejercicio y el aumento significativo de las importaciones tanto para 2014 como para 2015.


Del cuadro anterior quizás lo mas destacable es la mejora del consumo interno para 2015, pero también la evolución de las importaciones que se han incrementado un +1,5% respecto a la anterior previsión, mientras que las exportaciones solo mejoran un +0,1%. Lo anterior se explica porque parte del incremento de la demanda de hogares y de inversión se cubre con bienes que proceden del exterior. España posee una economía abierta y por tanto, esa dinámica se podría calificar de normal. El problema radica en lo que sería una vuelta al modelo existente antes de la crisis, en el que un crónico déficit comercial externo era financiado con deuda privada que nos hizo muy vulnerables ante un cambio del entorno financiero como el que se produjo a partir de 2008.


Las condiciones financieras mejorarán levemente en el medio plazo en términos de volumen. La deuda bruta de los hogares pasará del 122,9% de la Renta Bruta Disponible (RBD) en 2012 hasta el 105,7% el año que viene. Por su parte, la deuda bruta de sociedades no financieras se reducirá del 133,6% que marcó en 2012 al 112,0 en 2015. Por su parte, la deuda externa bruta pasará del 167,9% del PIB a 152,4% en el período comentado, aunque seguirá lejos del 92,5% que se registró de media entre 1996 y 2007. Hay que destacar que esta dinámica se producirá en su totalidad por la reducción del endeudamiento privado. Lo que no mejora es la tasa de ahorro de los hogares, que bajará del 10,3% de la RBD en 2012 al 9,9% del próximo ejercicio.


En el gráfico anterior podemos ver como la deuda bruta externa del país se está reduciendo desde 2012 después de casi duplicarse respecto a la media del período 1996-2007, debido a la reducción del endeudamiento privado. Mientras tanto la deuda pública continuará creciendo del 86,0% del PIB al 103,7% en 2015. Por cierto, las previsiones han empeorado levemente respecto a la última proyección en +0,6% y +0,7% para el ejercicio en curso y el que viene.