18 de septiembre de 2013

Contabilidad Trimestral de Andalucía. 2º trimestre

La Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía del segundo trimestre ha presentado la dinámica prevista en cuanto a una leve mejora en el ritmo de descenso de la producción. En tasa interanual ajustada, la disminución del PIB se ha situado en un 1,7% (-2,8% 4T), mientras que la tasa trimestral ha arrojado un dato positivo del 0,2%, lo que supone encarrilar la economía andaluza hacia un crecimiento anual esperado para 2014 en torno al 1%. En líneas generales, se observa la continuidad en el ajuste de la demanda regional (-3,9% interanual) y el buen tono de las exportaciones que crecen un 2,4% (4,8% 1T), apoyadas en la diversificación geográfica y un mejor comportamiento de la economía europea. Desglosando las partidas internas tenemos que la Formación Bruta de Capital registra un -5,9% (-7,7% 1T), el consumo de los hogares un -3,3% (-4,7% 1T) y el de las administraciones públicas un -2,5% (-3,8% 1T), continuando con el proceso de ajuste del gasto ante un mal escenario económico. La incertidumbre sigue instalada en la toma de decisiones de los agentes económicos, y el debate sobre las pensiones públicas, las reformas estructurales que se han traducido en un descenso permanente del gasto público, y los malos datos del mercado laboral tienen un peso excesivo en el comportamiento del consumo y la inversión empresarial.


Los datos anuales por el lado de la oferta tampoco han sido positivos. Salvo el sector primario (agricultura, ganadería, silvicultura y pesca) que ha registrado un aumento del 2,3% en tasa interanual, el resto de sectores han registrado descensos. La industria sigue en declive con una disminución de la producción del -6,0% (-9,5 1T), al igual que la construcción que marca un -5,8% (-5,9% 1T), mientras que los servicios registran un descenso del -0,7% (-0,8% 1T). Los impuestos netos sobre la producción continúan en terreno negativo con un retroceso del -1,9% (-2,6% 1T). En términos trimestrales hay que destacar el buen comportamiento de la industria que ha apuntado un aumento del 4,5% respecto al trimestre anterior, cuyo dato fue del -2,4%. El balance de rentas copia el comportamiento de trimestres anteriores. Por un lado, la remuneración total de los asalariados descendió un -5,1%, mientras que los excedentes de explotación brutos y las rentas mixtas han registrado una mejora del 2,5%. Sin embargo, en términos trimestrales los datos son mejores para las rentas salariales como se puede observar en el gráfico adjunto, gracias al comportamiento de la ramas primarias (26,6%), industrial (4,0%) y de construcción (2,8%), siendo el sector servicios el que ha registrado un leve descenso trimestral del -0,7%. Por su parte, los excedentes de explotación han disminuido un -1,9% durante el trimestre. En conclusión, el segundo trimestre ha apuntado hacia un cambio de tendencia que, salvo que los riesgos actuales se materialicen, nos llevará a un leve crecimiento en el próximo año. Aunque dicha recuperación se produzca, hay que tener presente que aún sería demasiado pronto para que la mejora en la producción regional se traduzca en crecimiento del empleo y mejora en el consumo privado y la inversión. Ha sido pues un trimestre de trámite, en cuanto que la destrucción de más de 3.100 millones de euros de la renta total de los asalariados ( -17,1%) en lo que llevamos de crisis hace complicado recomponer los balances de las familias, que posibilite un desapalancamiento financiero. Por tanto la vuelta al ahorro y al consumo se presenta complicado en los próximos años, teniendo en cuenta que el presupuesto público seguirá con restricciones hasta que el nivel de endeudamiento se sitúe en un nivel menor bastante menor que el actual.