30 de septiembre de 2013

Previsiones para la economía española de FUNCAS. Septiembre 2013


El segundo trimestre del año ha arrojado una contracción trimestral del PIB nacional del 0,1% (-0,4% en el primer trimestre), lo que supone una mejora respecto al ritmo de descenso que se venía produciendo. En tasa interanual, la producción ha disminuido un -1,7% frente al -2,7% registrado el trimestre anterior debido al comportamiento de la demanda interna, que reduce la intensidad de bajada, y a la dinámica de las exportaciones que crecen un 11,2% trimestral. Reseñar el incremento de las importaciones, que por primera vez después de ocho trimestres en negativo presenta un avance del 4,9%. Hay que tener presente que la mejora producida en el saldo exterior de la economía española durante la crisis ha sido provocado principalmente por un descenso intenso en las importaciones, por lo que el dato señalado supone un resultado contradictorio en cuanto a las implicaciones a extraer.


Fuente: Panel FUNCAS (septiembre 2013)
Para el año próximo el panorama económico comienza a mejorar en términos relativos según el consenso de analistas consultados por FUNCAS. En el 2014 el PIB comienza a crecer y las partidas que lo componen arrojaran datos más positivos. Destacar la estabilización del consumo privado que se situará en terreno neutro, y la continuidad del esfuerzo fiscal en el ámbito público. Se espera que la Formación Bruta de Capital en bienes de equipo crezca un 2,9%, y las exportaciones continúen con la tendencia alcista a buen ritmo (5,9%). De todas formas, los indicadores expuestos son referencias relativas y por tanto la mejora percibida probablemente sea escasa. La tasa de paro (EPA) registrará una leve mejora respecto a 2013 (26,5%) y quedará en el 25,9%, con una subida de los costes laborales del 0,1%. El déficit de las administraciones públicas seguirán registrando déficit importantes (-6,7% en 2013 y -5,9% en 2014) a causa de ciclo económico y la prolongación de los estabilizadores automáticos.

En conclusión, el consenso de analistas apuesta por una mejora de los indicadores de coyuntura para el próximo año, aunque existen muchos elementos que incorporan incertidumbre a la recuperación. Uno de ellos es el consumo privado, que tiene en contra el proceso de desapalancamiento en el que se encuentra y la falta de crédito, además de la moderación salarial y la poca capacidad de creación de empleo de la economía española. Las administraciones públicas tampoco disponen de herramientas para estimular el crecimiento, toda vez que la consolidación fiscal y un nivel de deuda pública próximo al 100% del PIB en 2014 limitan su capacidad financiera e inversora. El sector exterior también presenta riesgos ha tener presentes: la continuidad de la recuperación europea y el panorama político en países como Portugal, Grecia o Italia, y el conflicto sirio y su repercusión en los precios del petróleo también estarán presente en lo que queda de año y en el próximo.