1 de febrero de 2014

Encuesta de Población Activa de Andalucía. 4º trimestre

La Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre en Andalucía ha arrojado un descenso trimestral del -0,1%, dejando la tasa de desempleo en el 36,4% de la población activa, con un total 1.446.500 desempleados. El número de trabajadores parados en agricultura descendió en 33.300 (-19,4%) respecto al trimestre anterior, mientras que en la industria lo hizo en 5.900 personas (-5,9%). Por el contrario, la construcción registró un aumento de parados de 4.900 efectivos (6,0%) y el sector servicios destruyó 16.600 puestos (5,1%), mientras que aquellos parados que buscan su primer empleo o dejaron el último hace más de un año se ha incrementado en 15.100 personas, lo que supone un aumento trimestral del 1,9%. En cuanto al número de empresarios o miembros de cooperativas ocupados, el número descendió en 23.600 (-4,9%) en el trimestre respecto al tercero, mientras que el de asalariados aumentó en 31.100 empleos (1,5%), aunque en tasa interanual, los primero registraron un aumento del 3,1% durante el año, mientras que los asalariados corrigieron otro -2,6% interanual. 

La creación o destrucción de empleo en la EPA hay que valorarlo en función a otro dato de gran interés como es la tasa de actividad. La población activa se define como el conjunto de personas cuya edad está comprendida entre los 16 años y los 65 años, y que tienen un empleo (ocupados) o lo están buscando (parados). La tasa de actividad se expresa mediante el porcentaje de población activa sobre la población en edad de trabajar. o sea que muestra la cantidad de personas que están en edad de trabajar, pueden y además quieren hacerlo. Por su parte, la tasa de paro se consigue mediante el cociente del número de parados y la población activa actual. Por tanto, si la cantidad de población activa desciende(ver gráfico adjunto), puede ser debido a varios factores, pero uno de los que más preocupa es la salida del mercado laboral a causa de que no encuentran trabajo y se desaniman de buscarlo. Esto genera la paradoja de que, si una persona se desanima y deja de buscar empleo, se reduce tanto el número de personas activas como de parados, dejando la tasa de desempleo invariable, cuando lo que se ha producido en realidad es un incremento del desempleo, aunque se produzca de forma encubierta. Otro impacto importante del comportamiento anterior de la población activa, es que el sistema público de prestaciones económicas y de servicios se sustenta en la amplitud de trabajadores en activo y trabajando, por lo que la casuística citada anteriormente supone en realidad una fracaso del sistema, y sobre todo un potencial incremento de la economía sumergida y de la desigualdad social.