21 de febrero de 2014

Predicciones económica de Hispalink. Enero 2014

El proyecto Hispalink consta de un equipo de investigación en economía aplicada de un conjunto de universidades, que semestralmente presentan informes sobre la evolución y situación económica regional. En la última actualización de enero se detallan las predicciones para cada comunidad autónoma, y básicamente viene a confirmar que en este año se a producir un punto de inflexión en el comportamiento de los PIB de los distintos territorios que forman el Estado. En el caso de Andalucía, las previsiones son de cierre de 2013 en negativo en -1,4%, para pasar en 2014 y 2015 a crecer un 0,7% y un 2,3% respectivamente, registrando un peor comportamiento respecto  al conjunto de España, salvo en 2015 que igualan en crecimiento. Para 2013 los peores datos los tendrán Andalucía (-1,4%), Aragón (-1,4%), Cantabria (-1,3%), Comunidad Valenciana (-1,3%) y la Región de Murcia (-1,3%). Por el contrario, Baleares (-0,2%), Canarias (-0,5%) y Galicia (-0,6%) registrarán los mejores apuntes. Para 2014 y 2015 se espera un cambio en la serie del PIB de manera que todas las regiones registrarán datos positivos en mayor o menor medida. El mayor castigo en el ciclo económico de unas comunidades respecto a otras se debe básicamente a la estructura productiva de su economía, el impacto de la crisis inmobiliaria y el punto en la fase de normalización en la que se encuentre, y por último el nivel de desempleo que es determinante en la capacidad de recuperar su consumo interno.

También se presentan las previsiones sobre los distintos sectores productivos regionales. En Andalucía y para 2013 se espera un cierre en negativo de todos ellos, destacando Construcción (-6,0%) e Industria (-5,0), mientras que Agricultura (-2,2%) y Servicios (-0,3%) tendrán un mejor comportamiento relativo. Se espera pues un descenso del Valor Añadido Bruto (VAB) del -1,4% para el ejercicio pasado. Para 2014, se espera que los dos primeros, Construcción e Industrias registren descensos del -2,2% y -0,2% respectivamente, mientras que Agricultura crecerá levemente un 0,2% y Servicios por su parte lo hará un 1,2%. Esto último es un buen dato teniendo en cuenta que este sector es el que mayor peso tiene sobre la producción regional, y por tanto servirá para estabilizar la destrucción de empleo, ya que no se espera un crecimiento de este hasta que no se normalice la situación económica y financiera en general. En conclusión, el informe de Hispalink viene a confirmar los análisis de otros servicios de estudios en cuanto a la situación económica mundial, europea y española, y presenta con algunos matices la evolución futura para este año y el próximo de la producción territorial del país, destacando como riesgos importantes las nuevas exigencias de ajustes presupuestarios para el próximo ejercicio, y la recuperación económica esperada que se sustentará en la industria y los servicios.

Hacer previsiones sobre el comportamiento económico para los próximos dos o tres años puede ser bastante impreciso teniendo en cuenta la incertidumbre respecto a la evolución futura de los principales riesgos que se barajan. De todas formas, la ciencia económica no sólo sirve exclusivamente para hacer un estudio forense de lo acontecido, y los modelos econométricos nos proponen un escenario que sirve de gran ayuda para la planificación de inversiones empresariales, públicas y de comportamiento del consumo que son de gran utilidad. De todas formas el análisis forense también tiene gran utilidad para saber las causas de algún accidente, siniestro o catástrofe, y aporta las conclusiones necesarias para tomar medidas en el futuro que mitiguen o eviten de nuevo el hecho. Probablemente, aunque es algo que nunca se sabrá, el conocimiento de la historia económica nos haya ayudado a que la crisis financiera mundial no haya terminado siendo una catástrofe económica general, aunque la intensidad se esté viviendo de distinta manera en unos países que en otros, y esto conlleva una percepción distinta de lo provechoso del análisis económico. De todas formas el estudio posterior de las causas de un suceso aporta conclusiones que tienen distinta influencia en cada individuo, grupo o país, a lo que hay que añadir que cada cuál percibe los resultados de distinta forma en función de sus capacidades e intereses. Quizás ese sea el problema y no el talento de los economistas para anticipar un escenario de crisis, tal como se lleva polemizando desde que comenzó la crisis.