28 de mayo de 2014

Encuesta de Presupuestos Familiares de Andalucía. 2012


El instituto de Estadística de Andalucía ha presentado los datos correspondientes a la Encuesta de Presupuestos Familiares de Andalucía de 2012. El objetivo de esta encuesta que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE) es obtener información sobre el destino y la naturaleza de los gastos de consumo de los hogares, excluyendo el consumo de las unidades productivas (básicamente empresas). Es pues un buen indicador de la evolución de las condiciones de vida de los hogares. En el gráfico anterior podemos ver la evolución reciente del consumo en la comunidad andaluza, y como la crisis ha mermado el nivel que llegó a alcanzar en 2008. Los últimos datos disponibles están hasta 2012, pero no es aventurado pensar que los del año pasado no van a ser mejores una vez se publiquen. El 2013 ha sido un año especialmente complicado para el consumo privado, algo que se ha visto reflejado en las estadísticas del PIB regional. 





En cuanto al porcentaje que cada grupo de bienes y servicios representa sobre el total del gasto, se puede ver en el gráfico anterior que las principales partidas de consumo son vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (30,2%), alimentos y bebidas no alcohólicas (16,12%) y transporte (12,71%). Si desagregamos las partidas anteriores, dentro del primer epígrafe destaca el de alquileres imputados que absorbe el 20,3% del consumo familiar (15,4% en 2006). Dentro de la partida de alimentos y bebidas no alcohólicas, la más importante es la de productos alimenticios con un 14,9% del gasto total (14,2% en 2006). Por su parte, en el trasporte el epígrafe de utilización de vehículos personales es el que más peso tiene con el 9,2% (7,9% en 2006), seguido de la compra de vehículos con el 2,5% (7,4% en 2006).


En cuanto a la evolución de los principales grupos de gasto, podemos ver como el dedicado a la alimentación ha crecido levemente desde el 15,3% que representaba en 2006 hasta el 16,1% de 2012. Quizás lo más destacable es el incremento que ha sufrido el gasto relativo en vivienda, agua, electricidad y otros suministros, que ha pasado de absorber el 21,9% del consumo en 2006 a representar el 30,2%. Un desglose de los bienes y servicios que componen esta partida aportará datos significativos sobre el porqué de la evolución que ha tenido una de las remesas más básicas y necesarias para los hogares.