5 de junio de 2014

Indicadores de Actividad del Sector Servicios. Marzo 2014


Los indicadores de actividad del sector servicios de marzo recogen los primeros indicios de leve mejora en la cifra de negocio. El índice general de las ventas ha mejorado un 4,0% respecto al mismo mes del año pasado. Por grupo de servicios podemos destacar el buen comportamiento mensual de transportes y almacenamiento (8,6%), actividades profesionales, científicas y técnicas (7,5%) y comercio (4,4%), mientras que por el lado negativo la hostelería pierde un -4,7% interanual, y el sector de servicios de información y comunicaciones lo hace un -0,4%. Es probable que los registros de abril y mayo consoliden el cambio de tendencia a mejor de la cifra de negocio del conjunto del sector servicios en Andalucía.


Por su parte, el empleo sigue siendo el gran problema de la región, y por supuesto también lo recoge el índice laboral del conjunto del sector. En concreto, la actividad laboral ha descendido un -0,3% en marzo, lo que significa que hasta marzo se ha seguido destruyendo empleo. A destacar en positivo las actividades administrativas y de servicios auxiliares que han marcado un aumento del 3,0%, consolidando el buen comienzo de año que han tenido. En negativo el sector de información y comunicaciones que ha descendido un -1,6% anual. Probablemente el índice laboral del sector registre una mejoría en los próximos meses en línea con los buenos resultados que está apuntando la afiliación a la Seguridad Social.


Por otro lado, el Valor Añadido Bruto del sector servicios regional anota un buen inicio del año, con un aumento interanual del 2,6% en marzo (1,2% en febrero). Las actividades profesionales, científicas y técnicas registran un aumento del 7,5%, el transporte y almacenamiento marca un incremento del 6,8%, las actividades administrativas y de servicios auxiliares un 6,5% y el comercio un 6,2%. En términos generales, queda patente como la mejora coyuntural de las ventas del sector se ha expresado en un avance notable del Valor Añadido Bruto, y en concreto de los beneficios empresariales, ya que tanto las rentas de los asalariados como el empleo continúan registrando descensos. 

En conclusión, la situación se puede resumir en que la mejora circunstancial que se está registrando en el sector está favoreciendo los resultados empresariales mientras que el empleo sigue cayendo, y las rentas de los trabajadores siguen contrayéndose por las reformas del mercado laboral puestas en marcha y el desempleo. Es posible que los registros de afiliación y EPA que ya conocemos se trasladen en un comportamiento relativamente bueno para los meses de abril y mayo. El cambio de base del indicador nos quita profundidad de análisis para ver como hemos estado antes y durante la crisis, pero no es arriesgado suponer que los niveles estén muy por debajo del potencial económico de la región, y por supuesto de la punto del ciclo de la década pasada.