4 de agosto de 2014

Afiliación de trabajadores a la Seguridad Social. Junio 2014


Los datos de afiliación a la Seguridad Social han marcado datos positivos en los últimos meses. En términos absolutos, en junio se han registrado 209.099 personas más inscritas respecto al mismo mes del año anterior en todo el territorio nacionales (1,3%), mientras que en Andalucía el dato ha sido de 32.360 personas (1,2%). Esto deja la cifra total de trabajadores afiliados por encima de los dieciséis millones y medio en España, mientras que en la región andaluza la cifra se sitúa en 2.651.886 trabajadores.


La creación de empleo se consolida aunque no con el ritmo y la calidad que serían deseables. Las tasas interanuales están en positivo desde finales de 2013. Si vemos el comportamiento de la afiliación a la Seguridad Social a nivel nacional por sectores, el agrario crece un 0,1% respecto al mismo mes del año anterior. El mismo dato presenta el sector industrial, mientras que los servicios marcan un incremento de la afiliación del 1,9%. El empleo en la construcción por su parte desciende un -1,6%, lejos del -12,6% que registró en junio del año pasado.


En el gráfico anterior podemos observar la evolución de la afiliación a la Seguridad Social por tramos de edad. Quizás lo más llamativo y preocupante está en los tramos de edad más jóvenes. Si vemos el que cubre desde los 16 hasta los 19 años, se puede ver que prácticamente ha desaparecido del gráfico; si en 2000 el número de afiliados con esa edad era de 345.900, en 2008 había 232.700 y en junio del presente ejercicio la cifra ha descendido hasta las 86.600 personas en alta en la Seguridad Social. En el siguiente tramo de 20 a 24 años, el descenso también ha sido significativo; así en 2000 los afiliados ascendían a 1.481.600 bajando hasta los 741.800 en el mes de referencia citado.  Las razones de este comportamiento pueden ser diversas, y no parece que la crisis económica actual sea la única causa que ha castigado duramente el empleo juvenil, y que ha expulsado gran parte de la mano de obra en esa edad hacia la formación, o simplemente hacia el subempleo o el paro. Puede haber también un cambio demográfico e incluso cultural que se sume a la actual coyuntura laboral, que ha reducido en casi un millón de afiliados desde comienzo de la década pasada en esos tramos de edad. Y es que si en 2000 el 12,6% de afiliados tenía entre 16 y 24 años, el ratio descendió a 7,8% en 2008, siendo en la actualidad del 5,0% del total de afiliados. En definitiva, la burbuja inmobiliaria no es el único y principal motivo del descenso, ya que antes de ésta el nivel de actividad en esa franja de edad era superior a la existente en la punta del ciclo, en concreto en más de 392.300 jóvenes.