10 de agosto de 2014

Previsiones Analistas Económicos de Andalucía. Verano 2014


Las previsiones de Analistas Económicos de Andalucía para el conjunto del año, sitúan el crecimiento del PIB en el 1,4%, recogiendo las mejores perspectivas que se esperan para la economía regional y nacional. Los datos sobre empleo que están apareciendo y que no incorpora en sus estimaciones este servicio de análisis hacen que el proceso de evaluciación de las perspectivas puedan quedar obsoletos en un intervalo de tiempo corto. Aún así, en línea con lo esperado para el conjunto de la economía nacional e internacional, se espera que este año sea el comienzo de la recuperación económica, ya que 2015 también será un año relativamente bueno, teniendo en cuenta el largo período de crisis que hemos padecido. Dicho esto, el consumo de hogares se situará este año en el +1,5%, mientras que la Formación Bruta de Capital estará en el +0,7. Por su parte, el consumo de las Administraciones Públicas descenderá este año un -1,0%, en línea con la consolidación presupuestaria esperada.


Por el lado de la oferta, tendremos un comportamiento positivo en agricultura (+3,3%), Industria (+3,0%) y servicios (+1,2%). La construcción por su parte seguirá en terreno negativo con un descenso de -0,8%, lejos del -9,0% y -5,9% registrado en 2012 y 2013 respectivamente. Este sector tiene una gran capacidad de tracción para la economía, como se ha visto en el período previo a la crisis, y básicamente se alimenta de la inversión en vivienda, la obra civil y la inversión empresarial en inmuebles. En el primer caso, AEA espera que las viviendas iniciadas descienda un -0,5% (-45,6% en 2012) con lo que casi se podría dar por concluido el intenso deterioro de la actividad constructura en este segmento. La inversión pública continuará con su ritmo de corrección, y por tanto no va a ser un elemento que defina la evolución del sector en el futuro. En cuanto a la inversión empresarial, es probable que tampoco aporte empuje al sector, dado el exceso de inmuebles empresariales disponibles, y para ello solo hay que dar una vuelta por los principales polígonos industriales de la región, eso por no hablar de las instalaciones empresariales disponibles secundarias que están literalmente vacias.


Como ya hemos comentado con anterioridad, la situación económica ha mejorado y las estimaciones también lo han hecho, algo que se ve reflejado en las previsiones que realizan todos servicios de estudios. En el gráfico de arriba se puede ver como han variado las estimaciones de AEA desde el invierno del año pasado. Quizás lo más llamativo sea el cambio en el consumo de hogares que ha pasado de estar por debajo del PIB (+0,2%) a superarlo (+1,5%) en la actual coyuntura. La Formación Bruta de Capital también ha marcado un cambio importante en las expectativas de este servicio de estudios, de manera que ha pasado de una estimación en invierno de 2013 del -2,3% para este año, a esperar un crecimiento del +0,7% durante el presente ejercicio. En conclusión, las previsiones han mejorado significativamente respecto a las que existían el año pasado. Este cambio no ha sido exclusivo de la economía andaluza, sino que se ha movido en un contexto general de mejora de la economía española y mundial, sobre todo por el mejor comportamiento de las economías desarrolladas en este último caso. Parece alejarse pues la vuelta a una fase recesiva para al menos el presente ejercicio y para el próximo, aunque existen riesgos y peligros que pueden marcar el devenir en el futuro cercano. Aún así, esta mejora en términos macro tardará en calar en la situación económica general, y sobre todo que ésta sea percibida por el conjunto de la sociedad andaluza.El alto desempleo regional y la continuidad de la fase correctora del endeudamiento privado y público restará empuje, una vez que las exportaciones no presenten datos tan buenos como los que se han registrado en trimestres anteriores.