17 de noviembre de 2014

Coyuntura laboral en Andalucía. 3º trimestre


Los datos de empleo del tercer trimestre han sido positivos, así el número de ocupados ha subido un 2,1% interanual según la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre. La tasa de actividad regional ha tenido un pequeño incremento que la sitúa en el 58,7% de la población activa, mientras que la tasa de paro ha descendido hasta el 35,2%, si tenemos en cuenta el mismo dato del año pasado. Así la primera ha crecido en 0,2 puntos en un año, mientras que el desempleo ha descendido en casi un punto. Se utilizan las comparativas interanuales para hacer menos volátil el análisis, y para comparar períodos donde el comportamiento de las variables son parecidas.



Por sectores, a destacar el crecimiento interanual de la industria (3,6%) y los servicios (2,1%). El primero porque la actividad industrial es la que mayor estabilidad puede dar al empleo, y consolida una actividad productiva en un sector esencial para el cambio de modelo económico. El segundo por el buen dato que aporta un sector que representa el 80% del empleo andaluz y que ha generado más de 43.000 empleos en el trimestre respecto al mismo trimestre del año anterior.



Los números de afiliación también arrojan unos buenos resultados. En concreto, en octubre se ha registrado un incremento de 384.800 afiliados más a la seguridad social (+2,4%) a nivel nacional, mientras que en Andalucía la subida ha sido de 65.000 personas, lo que supone un incremento del 2,8% interanual.

En conclusión, la valoración general de los datos es positiva si como parece la economía española puede continuar con el actual ritmo de crecimiento económico en el futuro próximo. Como siempre que se da una opinión sobre un tema, existen dudas o aspectos en los que no se refleja la bondad del análisis. En el caso que nos ocupa, la cantidad parece ser que no admite muchas dudas, pero la calidad del empleo generado puede ser motivo de preocupación.  En el lado positivo de los datos podemos destacar el incremento de trabajadores por cuenta propia, el aumento de la ocupación a tiempo completo, mientras se reduce la de tiempo parcial. Por el lado negativo, la peor calidad del empleo generado en tanto crecen los contratos temporales y se reducen los indefinidos, además del crónico problema de desempleo entre los más jóvenes. El empleo público por su parte presenta un descenso del empleo que se ha situado en el -0.6% interanual a nivel nacional, mientras que en la región andaluza se ha registrado una pérdida de empleo público del -1,3%. Este último dato tiene doble lectura, ya que mientras que supone una estrategia apropiada en la reducción del gasto público y por tanto del déficit, también supone una pérdida de ingresos para las familias que afecta al consumo, teniendo en cuenta además que gran parte de ese empleo perdido pertenece a sectores de la administración que prestan servicios muy demandados y necesitados por los ciudadanos.