14 de mayo de 2015

Previsiones Analistas Económicos de Andalucía. Primavera 2015


Durante el primer trimestre del ejercicio en curso, las expectativas han ido mejorando para las economías avanzadas, mientras que han empeorado para las emergentes. Este nuevo escenario se está consolidando gracias a recientes acontecimientos (bajada del precio del petróleo y de las materias primas, y la expansión monetaria del BCE), aunque lo más importante de esta dinámica sería saber si la recuperación de economías como la española está cimentada en sus propios fundamentales, o por contra han venido a remolque de los citados eventos. En general, para Europa ha sido un buen apoyo que se ha visto materializado en la mejora de su producción, teniendo en cuenta que las medidas monetarias han provocado una depreciación del euro, lo que es positivo para aquellas economías europeas más exportadoras.



Para Andalucía y España, las previsiones para el presente ejercicio que hace Analistas Económicos de Andalucía han mejorado respecto al informe de invierno de 2014 como se puede ver en el primer gráfico. En concreto para el presente ejercicio, el crecimiento estará en el 2,6% (2,0% Invierno 2014), registrando una mejora general en todos los componentes de demanda del PIB. En concreto, el consumo de hogares se situará en el 3,0%, el de las AAPP en el 0,5% y la Formación Bruta de Capital en el 3,8% (3,4% Invierno 2014).


Por el lado de la oferta la mejora es también general. La Industria crecerá un 3,9% (3,6% Invierno 2014), la construcción el 3,5% (2,3%) y los servicios un 2,6% (2,0%). Mientras la Agricultura perderá un -1,0% (-1,1%). Los datos presentan una tendencia positiva de la producción regional, y un ritmo de crecimiento más que aceptable de todos sus componentes, que de seguir igual tendrían un impacto beneficioso para el empleo. De todas formas hay que advertir, que el principal riesgo para el futuro inmediato es la percepción cada vez más extendida sobre la repetición de un modelo productivo muy parecido al que nos acompañó hasta el comienzo de la crisis.  



Los buenos datos de producción y consumo tendrán su fruto en la mejora del empleo en términos cuantitativos. Como ya se ha comentado en otras entradas, la mejora retributiva y de la estabilidad laboral tendrán que venir de un modelo económico/productivo diferente, y de un crecimiento constante y sostenido en el tiempo de puestos de trabajo. El servicio de estudios de Unicaja ha mejorado sus cifras de empleo regional para este ejercicio hasta situarlo en 2.707.000 empleos (+2,8%), mientras que el número de parados descenderá hasta los 1.334.700 (-5,0%), dejando la tasa de paro en el 33,0%. Estos datos aunque suponen una buena noticia, siguen describiendo una realidad laboral lejos de los estándares de economías avanzadas, y por tanto, los riesgos de repetición del modelo productivo anterior apoyado exclusivamente en una mejora de la demanda interna regional generan serias dudas para conseguir objetivos laborales ambiciosos en la próxima década.

Referencias:
Analistas Económicos de Andalucía.Previsiones Económicas de Andalucía nº 80. Primavera 2015