27 de diciembre de 2015

Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía. 3º trimestre


La Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía  del tercer trimestre presenta resultados positivos. Como se puede ver en el gráfico anterior, el PIB ha registrado un incremento del +3,6% en tasa interanual, con un buen comportamiento de todos los componentes, destacando el +6,7% de la Formación Bruta de Capital. Por el lado exterior, las importaciones (+4,2%)  vuelven a crecer con más intensidad que las exportaciones (+3,2%), algo que sucede cuando el consumo privado regional (+3,8%) crece de forma intensa como lo está haciendo actualmente. Las Administraciones Públicas recuperan el gasto, creciendo un +2,8%, algo que no hacía desde hace bastantes trimestres.


Como se puede ver en el cuadro, se registran mejoras en todos los componentes del PIB, y el ritmo de crecimiento es elevado. El consumo de los hogares y la inversión mantienen el fuerte incremento de su actividad, que seguirá durante el trimestre en curso, cerrando un buen ejercicio si lo comparamos con la coyuntura sufrida en los anteriores. En general, la economía andaluza ha registrado mejores datos respecto a la media nacional, siendo el crecimiento del 3,4% en España algo menor que el registrado en Andalucía (3,6%).


Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la CRTA presenta unos datos económicos de actividad muy positivos, pero tenemos que ver también el impacto laboral que presenta dicha mejora. El número de puestos de trabajo ha crecido en 157.781 trabajadores (+5,7%) y el de asalariados en 170.545 personas (+7,3%) respecto al mismo trimestre del año anterior. En términos trimestrales, sin embargo, descienden en 10.626 (-0.4%) y 3-423 (-0,1%) respectivamente. El sector servicios que es el que mayor cantidad aporta al total, crece en 116.892 asalariados (+6,2%), con lo que continúa el ritmo de fuerte creación de empleo en dicha actividad. Hay que matizar que los datos de empleo que aporta la Contabilidad Regional no se corresponden con los que aportan otras estadísticas que detallan con mayor profundidad las características del empleo generado. Aún así es un buen indicador para conocer la evolución de fondo que está teniendo la economía de un territorio, y actualmente refleja una mejora importante en la cantidad de empleo que se está generando.


En conclusión, el crecimiento económico para este ejercicio va a cerrar por encima del 3%, tal como indican las previsiones disponibles de los distintos servicios de estudios que tienen cobertura regional. Así el BBVA Research tiene previsto un 3% de incremento del PIB andaluz para 2015, mientras que Analistas Económicos de Andalucía espera un 3,1%. La última previsión disponible la ha realizado Hispalink, y en ella prevé un crecimiento del 3,3%. En el último gráfico se puede observar la evolución de las distintas magnitudes que componen el PIB desde la perspectiva de la demanda. Destacan las exportaciones que han evolucionado de manera muy positiva, y hoy en día se exporta más del 20% de lo que se hacía al comienzo de la crisis. Por el contrario la inversión es la más rezagada, en gran medida porque veníamos de una burbuja inversora que se paralizó con la crisis financiera. 

Y es que, aunque no lo parezca, estamos próximos a alcanzar los niveles de actividad que había en 2010, y muy cerca de los máximos del 2007, aunque con una anomalía singular protagonizada por el alto desempleo. Lo curioso es que esto significa que estamos produciendo casi lo mismo que en 2010 pero con 400.000 empleo menos según la contabilidad regional. En definitiva, los datos son positivos y prometedores, aunque la percepción ciudadana de la recuperación económica es en la práctica nula. Las posibilidades que brinda la actual fase de crecimiento debe estar guiada por un mayor volumen exportador y una reorientación estratégica del modelo productivo hacia actividades de mayor valor, y por tanto con mayores posibilidades de absorber empleo de calidad. Aunque esto último sin duda, es más fácil de decir que de hacer en un entorno internacional muy competitivo, y con las limitaciones temporales que impone la compleja dinámica política actual.