5 de marzo de 2016

Situación del turismo en Andalucía

Según la Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía (ECTA), el número de turistas que han visitado la región durante el 2015 ha sido de 25.988.000. Esto ha supuesto un incremento de casi dos millones de visitantes más (+8,2%) que los recibidos el año anterior. Si tomamos los datos del cuarto trimestre, el resultado también ha sido muy positivo, cerrando en 5.104.240 turistas, lo que supone un incremento de 545.266 personas (+12,0%) respecto al mismo trimestre de 2014. La recuperación económica, percibida sobre todo a partir de 2014, ha supuesto un incremento significativo en el número de visitantes tanto nacionales como extranjeros. Actualmente el número de turistas que escogen Andalucía para su ocio se ha recuperado hasta alcanzar el nivel máximo conseguido justo antes de la crisis, por lo que a estos efectos se puede considerar que la crisis se ha dejado atrás, toda vez que para el 2016 se espera también una mejora en el número de turistas que escogen la región. 

En cuanto al tipo de turista por procedencia, en el gráfico se puede ver la distribución porcentual teniendo en cuanta el origen de las personas que nos visitan. En primero lugar, el mayor porcentaje de visitantes proceden de la propia región andaluza. En concreto, 1.730,848 personas se han quedado en Andalucía para su ocio durante el cuarto trimestre, lo que ha supuesto un 33,9% del total. En el acumulado de 2015, el número total de turistas andaluces que han escogido la propia comunidad, ha sido de 8.758.123 (33,7%) lo que ha supuesto un +8,2% de incremento respecto al 2014. En segundo lugar, el resto de España aporta un acumulado del 30,5% del volumen de turistas durante el 2015, con un total de 7.931.303 personas. Esto ha supuesto un incremento del +9,8% respecto al año anterior, lo que pone de manifiesto el interés por la comunidad del resto de españoles, teniendo en cuenta que el volumen total de turistas creció en 2015 un +8,2%. La Unión Europea por su parte aporta el 25,5% del número de turistas que han visitado la comunidad, con un volumen de 6.617.745 visitantes, siendo el incremento acumulado en el año del +5,3%. El turismo procedente del resto del mundo es el que ha tenido mayor aumento relativo, y en concreto ha crecido un 10,9% con un total de 2.680.208 visitantes, con un peso del 10,3% sobre el total.

En cuanto al número de días que los visitantes permanecen en la comunidad andaluza, la media anual ha sido de 8,3 días, algo inferior a los 8,5 días que permanecían en el territorio un año antes. Para poder conocer la estancia media por tipo de turista según su procedencia, los datos disponibles del 2015 están incompletos para poder calcular la media anual, por lo que si nos fijamos en los trimestres, en general el turista andaluz que se queda en la comunidad generalmente disfruta de una estancia media menor que la del resto de visitantes. El último dato homologable correspondiente a 2014 nos indica que los turistas procedentes de Andalucía permanecieron una media de 5,6 días, los del resto de España una media de 8,0 días, los que proceden de la Unión Europea 10,9 días, mientras que los que vienen del resto del mundo permanecen una media de 12,8 días. Quizás el dato más relevante si vemos la serie histórica desde el 2000, es que el turista procedente de Europa ha reducido su estancia media en la comunidad desde los 15 días de media a comienzo de la década pasada, hasta los 11 días en la actualidad. Por su parte, el resto de procedencias ha recuperado el número de días que disfrutaban a comienzos de la década pasada.

El gasto medio por turista también se ha comportado de forma positiva. Como se puede observar en el gráfico, el gasto medio se ha incrementado de forma importante durante el año pasado, cerrando el cuarto trimestre con un aumento del +2,3%. Por origen del turista, el andaluz ha incrementado su gasto un +3,1%, un +6,0% el procedente del resto de España, un -0,1% el turista europeo y un -5,0% el del resto de mundo. Si observamos el consumo turístico en euros, se puede ver como el turista que procede de fuera de la Unión Europea es el que más ha gastado, con una media de 85,8 euros diarios. A continuación le sigue el turista europeo que gastó 63,0 euros por día durante su estancia en la región. Los que proceden del resto de España por su parte gastaron 62,5 euros diarios, mientras que el turista andaluz que ha decidido quedarse en Andalucía ha gastado de media 52,4 euros por día. Señalar que en este aspecto el turismo que mejor se ha comportado a lo largo de la crisis ha sido el que procede del resto de mundo, ya que si al comienzo de la crisis gastaba en torno a los 60 euros diarios, actualmente viene a gastar en torno a los 83 euros, lo que supone un incremento importante.

Una apoyo importante para que continúe la dinámica actual de crecimiento de la actividad turística regional proviene del comportamiento que muestre la economía mundial en el futuro inmediato. Así los últimos datos disponible sobre previsiones económicas las ha realizado la OCDE en febrero, y como se puede ver en el gráfico adjunto la evolución esperada para el presente ejercicio y el próximo se ha corregido a la baja, en gran medida por culpa del menor crecimiento en los países emergentes y de los riesgos financieros que acechan a la banca europea.  Por tanto, no es una buena noticia en cuanto que los principales países emisores de turistas hacia la comunidad andaluza presentan correcciones importantes en sus tasas de crecimiento para 2015 y 2016. En conjunto, para la Zona Euro se espera un +1,4% de crecimiento para 2016 y un +1,7% para 2017, lo que supone una corrección respecto a las previsiones de noviembre de -0,4 y -0,2 puntos respectivamente. El Reino Unido por su parte, crecerá un +2,1% y +2,0% durante el ejercicio en curso y el que viene, con una corrección en el crecimiento esperado del -0,3 puntos en ambos ejercicios.

La cantidad de turistas extranjeros que llegan a España es clave para entender el volumen de recursos que mueve este sector en la economía nacional y regional. Como se puede ver en el gráfico adjunto, Andalucía es el cuarto destino turístico de España, recibiendo un total de 9.412.000 turistas procedentes del extranjero durante 2015. Como primer destino se encuentra Cataluña con 17.089.000 turistas, a la que le sigue casi empatadas Baleares y Canarias con 11.661.000 y 11.515.000 turistas respectivamente. En el gráfico se puede ver claramente el impacto que ha tenido la crisis en el turismo internacional, y como desde 2014 se ha reactivado hasta recibir casi diez millones de turistas más durante el ejercicio 2015 respecto al 2007. Otro detalle a destacar del gráfico es la trayectoria durante los últimos quince años que ha seguido el turismo extranjero que ha decidido viajar a Cataluña. Así se puede ver como se ha duplicado en este plazo de tiempo, lo que supone un ejemplo de cómo se puede ampliar la oferta turística de ocio que busca el turista extranjero. 

En conclusión, los datos aportados por las distintos registros turísticos arrojan una buen resultados durante el 2015. Se ha producido un triple aumento del número de visitantes, del número de días de estancia y del gasto medio realizado, por lo que ha sido una campaña excepcional. Probablemente la inestabilidad política y el terrorismo haya tenido influencia en la decisión de los turistas internacionales a la hora de escoger su destino, pero aún así, esto sólo no explica el buen resultado que está obteniendo la industria turística española. En clave interna, la mejora económica que comienza a percibirse ha provocado que el turista nacional decida ampliar la cantidad de días para disfrutar de este tipo de ocio y su gasto diario en él. Como ya hemos señalado, Andalucía representa el cuarto destino turístico de España, y a su vez, nuestro país es el tercer destino turístico internacional, y el segundo por volumen de ingresos según los datos disponibles actualizados a mayo de 2015 de la Organización Mundial del Turismo. Como es patente, la industria turística es la principal partida de exportación de servicios de la economía española y andaluza, por lo que la mejora competitiva y la ampliación de la oferta turística a otros segmentos, son elementos de gran importancia para la continuidad de los buenos resultados que se están registrando. Los riesgos potenciales no económicos están detectados, y por tanto la coyuntura desfavorable que marcan las recientes actualizaciones de las previsiones económicas (el último, la OCDE) para los principales países emisores de turistas hacia la región, sería el principal elemento de preocupación. 



PRINCIPALES DATOS MUNDIALES DEL TURISMO

La importancia del turismo para España se puede comprobar en el ranking del sector a nivel mundial. Nuestro país es el tercer destino turístico por número de llegadas internacionales, con 65 millones de turistas recibidos en 2014 (+7,1% variación anual), según la Organización Mundial del Turismo (OMT). El primero fue Francia con más de 83 millones de visitantes (+0,1%), y a continuación Estados Unidos con 70 millones (+6,8%). Si tenemos en cuenta los ingresos procedentes del turismo internacional por países, España sube hasta el segundo puesto, con unos ingresos estimados de 65.200 millones de euros en 2014, lo que supone un incremento del +4,2% respecto al año anterior. El primer destino por ingresos procedentes del turismo del ranking lo ostenta EEUU con un total de 177.200 millones (+2,5%), mientras que el tercero sería China con 56.900 millones de dólares (+10,2%).  Como se puede observar hay una diferencia importante entre la proporción de turistas recibidos por países, y los ingresos que estos dejan en los países de destino.


En el gráfico adjunto se representa el comportamiento que han tenido los distintos destinos turísticos internacionales, y los mejores datos han sido para Estados Unidos, España y México, este último quizás el más destacable. Para tener una idea del volumen de actividad que genera el sector turístico a nivel mundial, el PIB que aporta es del 9% entre el efecto directo y el inducido, lo que supone uno de cada diez empleo existentes, siendo el negocio generado de 1,5 billones de dólares, o lo que es lo mismo el 6% de las exportaciones mundiales. Hay que tener en cuenta que si en 1950 había 25 turistas internacionales, en 2014 la cifra asciende a 1.133 millones, esperándose un volumen de 1.800 millones de turistas internacionales para 2030. Hay que tener presente que el crecimiento medio anual de turistas entre 2005 y 2014 ha sido del 3,8%, siendo el continente europeo el que menos ha crecido (2,8%), aunque en concreto la parte de Europa meridional y mediterránea ha crecido una media del 3,6%.