23 de septiembre de 2018

Situación socioeconómica andaluza (II)


En la anterior entrada se habló de la situación laboral de Andalucía utilizando los datos de la Encuesta de Población Activa, y ahora vamos a ver los registros que aporta la afiliación a la Seguridad Social, la cuál en general sigue robusta en términos interanuales (+3,2%). En agosto la cifra de afiliados ha sido de 2.982.588 afiliados, siendo el Régimen General el que más empuja de la afiliación (+4,7%) con 1.994,458 personas afiliadas. Estos datos nos acercan a los registros alcanzados durante el ciclo previo a la crisis que marcó máximos en casi 3,2 millones de afiliados. Por tanto, la afiliación confirma el crecimiento de ocupados de la EPA que en el segundo trimestre creció el +2,4% en Andalucía.


Actualmente existe un clima de inquietud debido al temor por la proximidad de una eventual desaceleración/recesión a medio plazo. Es por ello que la afiliación es un registro que se analiza con mucho detenimiento, en la medida en que si el último dato disponible es mejor o peor que el del mismo mes del ejercicio pasado, nos puede adelantar una posible relentización de la economía. En el caso de la Comunidad Andaluza el mes de agosto ha cerrado con un descenso mensual de -29.191 afiliados (2017: -42.374 | 2016: -50.835), por lo que el verano ha concluido mejor que en los dos ejercicios anteriores. Sin embargo, el resultado a nivel nacional ha sido diferente, cerrando el mes con un descenso de -277.493 afiliados (2017: -236.746 | 2016: -353.236), de ahí la intranquilidad comentada. En términos interanuales, en Andalucía la afiliación ha crecido en +93.341 afiliados (2017: +95.644 | 2016: +69.445) por lo que se mantiene el ritmo de crecimiento de afiliación, mientras que en España la afiliación crece en +495.229 (2017: +587.748 | 2016: +469.142) lo que supone un leve descenso en el ritmo de afiliación respecto al mismo mes del año pasado.


Si atendemos a la afiliación media por tipos de contratos, en agosto el crecimiento interanual de los indefinidos a tiempo completo en Andalucía ha sido del +5,3% (2018: +39.156 | 2017: +23.462), mientras que en España el mismo dato ha sido del +4,6% (2018: +308.589 | 2017: +231.405). Por tanto, en ese aspecto la situación mejora respecto al mismo mes del año anterior. Por su parte, la afiliación media con contratos eventuales a tiempo completo ha crecido un +3,0% en Andalucía en agosto (2018: +15.266 | 2017: +51.554), siendo el crecimiento en el conjunto nacional del +3,3% (2018: +98.244 | 2017: +210.919). Esto quiere decir que se ha reducido el ritmo de la contratación temporal y ha aumentado la indefinida, por lo que en principio el resultado es heterogéneo. Por tanto, en términos de flujo el resultado podría calificarse de positivo, pero no en términos de balance ya que sigue existiendo un desequilibrio evidente en cuanto que el indefinido representa el 11,3% del conjunto nacional, mientras que el eventual supone el 17,3%.


En cuanto a la afiliación media en agosto por provincias andaluzas (gráfico 4.10), las más dinámicas en cuanto a contratos indefinidos han sido Málaga (+6,7%), Almería (+5,8%) y Córdoba (+5,7%), las cuáles han registrado crecimientos por encima de la media andaluza. Por otro lado, en el caso de la afiliación eventual, Huelva destaca con un crecimiento del +6,2% mientras que el crecimiento de Jaén ha sido neutro.


Los datos de afiliación a la seguridad social se proporcionan mediante tres estadísticas diferentes: la afiliación en el último día del mes, la afiliación media mensual y la diferencia entre el total de altas y bajas producidas durante dicho periodo. Por tanto, hay que aclarar que es normal que los resultados proporcionados por las distintas fuentes estadísticas no sean iguales entre ellas. En el gráfico anterior (gráfico 4.11) se presentan las altas y las bajas producidas en la Seguridad Social durante el mes de agosto y la comparativa con el mismo mes del año pasado. En la Comunidad Andaluza ha crecido el número de altas un 7,4% mientras que las bajas han aumentado el 2,5% lo que ha arrojado un saldo de -26.381 afiliaciones menos a la Seguridad Social (2017: -39.406 | 2016: -47.588). Esto contrasta con el comportamiento a nivel nacional en el que han crecido un +4,0% las altas mientas que las bajas lo han hecho un +5,0% situando el total de afiliaciones negativas en -239.150 (2017: -212.606 | 2016: -318.350). Por tanto, las altas y bajas de la Seguridad Social confirman igualmente que la posible desaceleración en el ritmo de afiliación a nivel nacional no se está produciendo en la Comunidad Andaluza, aunque esto no implica que con bastante probabilidad ese fenómeno se produzca con algún retardo.



En conclusión, los datos disponibles recientes indican un comportamiento positivo de la afiliación a la Seguridad Social en la Comunidad Andaluza. Pero esto no se debe de mezclar con el comportamiento que dicha variable tenga en el futuro inmediato. En muchas ocasiones las proyecciones, creencias y deseos nos pueden hacer llegar a conclusiones erróneas, cayendo en un optimismo o un pesimismo injustificado. El riesgo de desaceleración/recesión a medio plazo ha hecho saltar la preocupación por el impacto que pueda tener en la recuperación del empleo en nuestro país. La hipótesis que más preocupa en este momento apunta hacia un fenómeno de desaceleración económica más que a una fase recesiva, y por tanto el posible debilitamiento no tendría las consecuencias tan intensas como las producidas durante la crisis pasada. Una estrategia económica acertada para el futuro podría ser aquella que consiguiera disminuir el impacto periódico que tiene la finalización de la campaña turística en el empleo. Si a la periodicidad anterior comentada se le suma el aumento de la frecuencia en la contratación que se observa desde 2008 (gráfico 4.1.1), existe el riesgo de cronificar un empleo de baja calidad, bien porque es estacional o bien porque es de temporalidad muy reducida, perjudicando la estabilidad y la recuperación salarial que necesita una parte importante de la población andaluza.